Detalles que te llegan al corazón…

El viernes por la mañana salía de la UCIN cuando escuché un “Carlaaa”, y al girarme me encontré con la mamá de M, una bebé prematura que ha participado en el grupo control de mi investigación.

Una gran sonrisa en su cara, y en la mía. Ver a M en sus brazos -después de tanto vivido desde que llegó al mundo tan pequeña y tan temprano- me emocionó. Pero… ¡qué preciosa está! Su madre, brilla al hablar de ella. No es para menos.

Estuvimos hablado un rato, y de repente me dijo “Espera”, y se drigió a su madre. Sacó un detalle precioso y me dijo “Gracias por todo. Has sido tan importante para nosotros”. Y me emocioné. Mucho.

Estaba a nuestro lado una de las pediatras, que había salido también de la Unidad, y añadió: “es que lo que hace Carla con la musicoterapia es importantísimo“. Y yo allí, con la piel de gallina, no puder dejar de sonrojarme y de emocionarme. Darle un abrazo a la mamá, y de decirle -de corazón- que aquí estoy. Siempre.

Que a veces parezco “liada” (y lo estoy) pero que siempre sacaré tiempo cuando me necesiten.

Una familia te regala un detalle tan liiindo para que “nunca te olvides de su bebé”… y lo que no saben es que los llevaré siempre conmigo 

 

La imagen puede contener: texto

 

Anuncios