No hay mejor manera de darle la bienvenida al 2013…

Llegué el domingo a España después de una semana de viaje mágico por Jordania (un país que me ha enamorado profundamente) con Alfredo disfrutando de las maravillas de Petra, Jerash, Wadi Run, Castillos del Desierto, Aqaba, Mar Muerto, Amman, el Mar Rojo…   y del té verde con cardamomo, salvia, menta. Impregnándome todo lo posible de la cultura, de la gente, del paisaje, de las diferentes sensaciones…

Y casi no me ha dado tiempo de ser consciente de que estamos en el 2013 (como allí no celebramos el fin de año) cuando me he tenido que marcar un calendario de estudio-trabajo muy potente. Lecturas de artículos, libros, investigaciones, referencias bibliográficas, búsquedas… es mi desayuno de todos los días. Ya la próxima semana tengo visitas continuadas a la biblioteca de la universidad.  Pero mientras esto llega, disfruto de cada instante como si fuera el único.

Tengo dos grandes regalos para este comienzo de año.

El primero, tener en mis manos el libro Música, Musicoterapia y Discapacidad  de la Ed. Médica Jims, Cood. por Melissa Mercadal y Patricia Martí, donde colaboro con un excelente musicoterapeuta y amigo, al que aprecio muchísimo, Joan Fontbernat aportando el capítulo 5 de este libro: Niños y adolescentes con pluricapacidad: de la motivación a la participación.

Libro 1

Libro2

Ha sido toda una experiencia y placer escribir a dos vidas, muchas experiencias, cuatro ojos, cuatro orejas, dos cuerpos, cuatro manos, veinte dedos y muchas ilusiones y ganas. Volvería a repetirlo ¡siempre!

Y el otro regalo, es también en forma de libro. El libro “El bebé emocional” de Enrique Blay, que fui a recoger ayer a correos y que venía con una preciosa dedicatoria (que me emocionó mucho) de su autor. Una persona llena de luz, con una gran experiencia y una delicadeza máxima a la hora de trabajar con la maternidad y la crianza.

el-bebe-emocional-la-semilla-del-amor-gestacion-nacimiento-y-crianza-hasta-los-2-anos

Al que le tengo una grandísima admiración y cariño, y al que os recomiendo fervientemente buscar, conocer y leer (www.elbebeemocional.blogspot.com.es y   http://www.ara-terapia.com). En febrero, impartirá un Seminario sobre “Gestación, Nacimiento, Crianza y Flores de Bach” en Barcelona los días 23 y 24 de febrero (www.sedibac.org).

Así que solo puedo estar feliz, con muchas energías para seguir seguir creyendo y soñando.

Unos libros más en la TDLP

No tengo excusa… he vuelto a hacerlo.

Hoy he ido a la presentación del libro  Cuentos a la orilla del sueño  en  La Casa del Libro de Gran Vía (Madrid) en el cual intervenía la Doctora Melosita (una de las Doctora Sonrisa) y el escritor Alfredo Gómez Cerdá (que colabora en el proyecto con un cuento que se llama El secreto de sus secretos). Ha sido realmente divertido  e ingenioso escuchar las ideas de los niños, escuchar sus risas y su imaginación. Inevitablemente mi mente estaba un poco más allá, en los hospitales. Me imaginaba la risa de los niños que están allí ingresados, en ese “aire fresco” que los Doctores y Doctoras Sonrisas llevan desde el exterior. 

El libro, es una maravilla, y con la compra de cada ejemplar se está provocando una sonrisa a uno de esos niños que están enfermos en los hospitales.  Íntegramente recae a favor de la Fundación Theodora.  Así que desde aquí os animo a que compréis un ejemplar, con el que además disfrutaréis de  cuentos de las mejores plumas españolas.

 

Por otro lado, he sido incapaz de resistir las ganas de hacerme con el ejemplar del último libro de Jordi A. Jauset Berrocal. Realmente iba con la intención de comprarme “Música y Neurociencia” (2008) pero como no estaba, he descubierto Sonido, Música y Espiritualidad (2010).  La Torre de Libros Pendientes (TDLP) se ha hecho un poco más alta… y yo, un poco más feliz.

 

Leémos de él:

Este libro es una búsqueda exploratoria, un intento del autor (músico, ingeniero e investigador) por descubrir y analizar por qué el sonido y la música nos afectan de una forma tan especial e intensa, y cómo pueden sernos útiles para avanzar en nuestro camino de evolución personal. Los avances de la neurociencia constatan, día a día, la potencialidad de las propiedades terapéuticas de las vibraciones sonoras, ya conocidas desde la antigüedad. Así, parecen confluir gradualmente los conocimientos científicos occidentales con los intuitivos y vivenciales de la sabiduría milenaria oriental. Sonido y música nos afectan e influyen holísticamente en cada una de nuestras dimensiones, incluida la espiritual, la que realmente nos define como seres humanos y la que nos resulta tan misteriosa, quizás por el temor que manifestamos ante aquello que nos resulta desconocido.

Pd: Tiene un Prólogo de Eduard Punset  -una de las personas a las que  más admiro- que es realmente interesante.

Por otro lado, me he hecho con el libro de Thomas  Verny y John Kelly  La vida secreta del niño antes de nacer, del que hablaba hace unos días en una entrada.

La vida secreta del niño antes de nacer

He encontrado algo que a mí por lo menos, me parece fascinante. La Editorial Urano permite que leamos el Prefacio y el Capítulo 1 del libro La vida secreta del niño antes de nacer de Thomas R. Verny.

Esto está bien, porque así cuando vaya a recogerlo a la librería donde lo tengo encargado, comenzaré ya por el capítulo 2.

Todo aquel que quiera leerlo, puede pinchar Aquí.

Por otro lado, hoy comienza Noviembre. Y por lo menos, aquí en Madrid, ha salido un día espléndido de un radiante sol y un cielo azul con algunas nubes blancas como algodones que invitan a sonreir. En mi despacho con vistas al parque, puedo ver cómo se caen las hojas de los árboles cuando el viento azota las ramas.

Mientras esto ocurre en el exterior, dentro, calentita, difruto de nuevo con la relectura del libro El Embarazo Musical de Gabriel Federico (el cual me dedicó cuando lo conocí en Barcelona) y recorre el ambiente el Cd de Música que acompaña a su libro El niño con necesidades especiales. Una música que consigue trasladarme más allá de las palabras, el verde de los árboles, el azul del cielo…

Hoy comienza Noviembre, mi mes favorito.