Emocionada…

Emocionada -y tremendamente sorprendida por tooodo el cariño que he leído estos días- os doy las GRACIAS de todo CORAZÓN.

Recibir el Premio Extraordinario de Doctorado (Extraordinary PhD Award) en el acto institucional que se realizará en la Universidad Pontificia de Salamanca el próximo mes de enero hará que comience este 2020 con la sensación maravillosa de que todo ese esfuerzo -titánico en algunos momentos- que realicé desde el 2016 cuando tuve que cambiar mi tesis doctoral, comenzar de cero en una ciudad nueva criando a mi bebé en solitario (con toda mi familia apoyándome), iniciando mi proyecto personal de Música para Nacer y Crecer en Zaragoza, teclear a horas intempestivas, revisar artículos incluso cuando se me cerraban los ojos, e ir a realizar las sesiones de musicoterapia/observación a las 3 UCIN (2 en Zaragoza y 1 en Logroño) haciendo miles de encajes de bolillos… se haya transformado en un maravilloso sueño hecho realidad.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS a todas las personas que de una manera u otra me han ayudado a conseguirlo.

[Así, como veis en esta imagen, comenzó todo]

La imagen puede contener: 1 persona, sentado e interior

Premio Extraordinario de Doctorado / Extraordinary PhD Award

La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas, personas de pie e interior

Sí, es una imagen movida y borrosa.

Tengo muchas otras que podrían ilustrar un momento académico tan importante, pero ésta es la que capta un instante de vida. Queda reflejada toda la emoción vivida ese día: la defensa de mi tesis doctoral.

Detrás de esos minutos, que se me hicieron más cortos que nunca, hay muchos años de esfuerzo, de cambios, de lágrimas pensando que no sería capaz de hacerlo, y de sonrisas cruzadas con familias a las que conocí a través de esa investigación. Hay niños prematuros que fallecieron por las complicaciones clínicas derivadas de la propia prematuridad, otros a los que sigo viendo semana tras semana en las sesiones de musicoterapia.

Hoy me han notificado que me han otorgado el Premio Extraordinario de Doctorado y me he sentido realmente afortunada y agradecida. Y -como no podía ser de otra manera- este premio es para todos los bebés prematuros que he conocido, sus familias, y ARAPREM.

GRACIAS ♥️