Jornada de Musicoterapia en Valladolid: cuidados paliativos

Con motivo de la Fundación de ADEMUVA (Asociación para el desarrollo de la Musicoterapia en
Valladolid
) y el trabajo conjunto con la Fundación Mémora, el 24 de noviembre en Valladolid darán comienzo las primeras jornadas de musicoterapia.

Contaremos con D. Nacho Prada. Musicoterapeuta colaborador con el Equipo de Soporte en Cuidados Paliativos. Área de Salud Valladolid Oeste, mostrará el trabajo que se realiza desde hace dos años en Valladolid con el proyecto de “Musicoterapia en pacientes con enfermedades terminales” apoyado por la Fundación la Caixa.

Y también con la Fundación Mémora, que presentará uno de sus proyectos en Musicoterapia en pacientes de Cuidados Paliativos a través de la experiencia del Dr. Josep Planas del Parc de Salut Mar de Barcelona.

Yo tengo el placer de poder participar en ellas, a través de la invitación del Dr. Daniel Ramos, así que podré compartir el trabajo que realizamos en cuidados paliativos pediátricos. Llevarme a pacientes y familias en mi bolsillo, revivir instantes de conexión, comunicación, expresión emocional… pero sobre todo de momentos inolvidables que siempre van conmigo y que me han enseñado todo lo que soy.

Para más información, clicar encima de la imagen

MTCOV-19: Musicoterapia en tiempos de covid-19

MTCOV-19 es un grupo de trabajo e investigación formado por musicoterapeutas profesionales, perteneciente a la Sociedad Española de Cuidados Paliativos Pediátricos (PedPaL).

El objetivo del grupo MTCOV-19 es el de diseñar un protocolo de atención clínica de musicoterapia en cuidados paliativos pediátricos y el ámbito sanitario que pueda ofrecerse a los musicoterapeutas profesionales como una guía de prevención frente al covid-19 en la atención hospitalaria, ambulatoria y domiciliaria.

Si eres musicoterapeuta profesional y trabajas en el ámbito sociosanitario, participa en el cuestionario que se ha elaborado para evaluar la situación de la musicoterapia en este periodo pinchando en el siguiente enlace:

C U E S T I O N A R I O MTCOV-19

¡G R A C I A S!

10 años acompañando el final de la vida

El otro día me di cuenta de que este año 2021 se cumplen 10 años desde esa primera vez que crucé la puerta de la primera casa -en Madrid- del niño en cuidados paliativos pediátricos con el que comenzaría todo. No fue una simple puerta. Fue comenzar a sentir, a vivir y a habitar de otra manera.

La musicoterapia, tal y como la entendía antes, ha ido cambiando mucho. Unos niños me han ido enseñando lo realmente importante en esos momentos… para convertirme en una «tubería» y poder llevárselo a otros.

Todo comenzó en Madrid, y la vida me ha llevado a Aragón. Ahora es aquí donde suenan los acordes, sonidos, tambores, y donde mi voz se trasforma y se hace una con la suya. Es aquí donde formo parte de un equipo de atención paliativa pediátrica con las que aprendo. Con las que crezco.

Y os mentiría si os dijera que no duele. Porque sí lo hace.
Siempre lo digo -porque es verdad-, pero el día que no llore porque un niño fallezca dejaré de hacer lo hago. A veces, lloro dentro. Otras lo hago con una sensación de paz difícil de explicar. Otras con una sonrisa, mientras lanzo un beso al cielo. Y otras, necesito unos días para gestionar lo vivido.

Pero siempre es través de la música con la que la paz llega a mi vida.

«Madre siempre habrá, estemos donde estemos, una gran línea recta entre tu cuerpo y el mío». Nunca estas palabras de @Marwanmusica cobraron tanto sentido como cuando sales de acompañar el último suspiro de vida de un niño. Y escuchas el desgarrador grito de una madre que acaba de perder al ser que más amaba en la vida.

La música no cura. Nunca lo hará. Pero es un bálsamo para el alma.
De aquel que deja de tener miedo ante la muerte, y para aquella que le acompaña dando luz a esos momentos.

[Porque esta vida, merece otra. Y estos 10 años de acompañamiento en cuidados paliativos pediátricos merecen mucho más que una simple entrada en el blog. Pero necesito tiempo. Para reflexionar. Sentir. Revivir. Expresar]

Día Mundial de los Cuidados Paliativos: «Porque yo importo»

La Sociedad Aragonesa de Cuidados Paliativos (Cusirar) ha organizado con motivo del Día Mundial de los Cuidados Paliativos un acto el día 4 de octubre. Tendremos el placer de que el Dr. Marcos Gómez Sancho comparta con toda la sociedad un tema tan importante como el de «Morir en paz«.

Por otra parte, Cusirar ha confiado en el trabajo que realizo desde la musicoterapia hace ya 8 años en cuidados paliativos pediátricos desde la Fundación Porque Viven para mostrar una pequeña parte de él y poner el broche a la jornada con música.

Esa música que ha sido creada por los niños y sus familias en sus vidas.
Esos… sonidos para la vida.

La imagen puede contener: texto
#becauseImatter

Fundación Porque Viven en Aragón: Musicoterapia para la vida

El próximo jueves, 21 de junio, a las 11.00 h. tendremos el placer  de presentar la Fundación Porque Viven en  Los Porches del Audiorama (junto a La Romareda).
Acercar el  Proyecto de Musicoterapia que se desarrolla en la Unidad de Cuidados Paliativos Pediátricos de Aragón de la mano de la musicoterapeuta de la fundación, Carla Navarro.

Y para ello hemos organizado un «círculo de percusión«.
Que…¿qué es?  Es un círculo en el que no importa si sabes o no de música Tampoco importa tu edad. Ni siquiera importa si no tienes mucho ritmo.
Lo único importante en este círculo es que, a través de la percusión,  te diviertas, sueñes, vivas, rías y disfrutes con nosotros, que conozcas a la Fundación Porque Viven, una entidad dedicada a los cuidados paliativos pediátricos.
Y sobre todo, qué el ritmo no pare...
¡Quedamos en Los Porches del Audiorama con Fundación Porque Viven!
Porque Viven
Gracias IDEAS A MARES: Mercedes y María Jesús… sois pura magia!

Gracias Los Porches del Audiorama: Javier Cuevas… eres una persona única!
Todo esto no sería posible sin vosotros.

Musicoterapia en cuidados paliativos

Hace dos años y medio tuve el gran placer de poder formar parte de la presentación del libro de Atul Gawande «Ser mortal: la medicina o lo que importa al final» de la Editorial Galaxia Gutenberg en Madrid y compartir mesa -entre otros- con mi admirado Dr. Álvaro Gándara del Castillo.
 
Allí hablé del papel que la musicoterapia tiene en el final de la vida y los cuidados paliativos. Pude hacer una interrelación del libro -que tanto me gusta- con lo que vivo cada día en mi trabajo. Y de repente hoy, después de tanto tiempo, encuentro el video en mi ordenador mientras buscaba otro diametralmente opuesto. Así que -como la vida tiene estas cosas- lo comparto con todos vosotros.

Musicoterapia en Cuidados Paliativos: Universidad de Teruel

Esta mañana estoy con las emociones a flor de piel. Mientras preparo mi intervención en musicoterapia en cuidados paliativos perinatales y pediátricos dentro del Curso de Musicoterapia en Cuidados Paliativos la Universidad de Verano de Teruel.

 

 

Revivir desde fuera momentos inolvidables que hemos pasado juntos niños, padres y yo en las sesiones de musicoterapia a través de los videos que voy a compartir con todos los asistentes al curso, hacen que sea consciente de lo que hacemos juntos gracias a la Fundación Porque Viven.

Y sí, os parecerá raro que lo diga, pero a veces no soy del todo consciente. Eso forma parte de mi personalidad, y creo que me ayuda a que nunca se me suba nada a la cabeza, a ser exigente conmigo cada día, en cada sesión…me ayuda a mejorar. A dar lo mejor de mi.

Estoy emocionada, sí.  He comenzado con la parte de Musicoterapia en Paliativos Perinatales, y mis mejillas se humedecen. Cierro los ojos, y vuelvo a esos instantes donde una madre mira a su bebé y le canta. Yo, en un magnífico segundo -o tercer, cuarto o quinto- plano acompaño el instante. Sin robar un instante de su protagonismo. Porque son ellas quienes son ellas quienes construyen su mundo a base de sonido, de miradas, de FC, de ese algo que no se puede explicar: de amor.

Solo espero no estar a la altura y poder transmitir al mundo lo que significa el final de la vida, en su inicio.

Musicoterapia en Cuidados Paliativos Perinatales y  Pediátricos

 

 

 

Musicoterapia en la Unidad de Día de Cuidados Paliativos Pediátricos

Hace cuatro años comencé en el mundo de los Cuidados Paliativos Pediátricos, de la mano de la Fundación Porque Viven, que ofrece apoyo a la Unidad de CPP del Hospital «Niño Jesús» coordinada por el Dr. Martino Alba. Y es en este ámbito sanitario donde, además de especializarme, me apasiona trabajar.

Normalmente las personas que no han tenido contacto con los CP pueden pensar que es duro estar con niños con enfermedades incurables que viven un proceso final de vida. Pero no es así. No me centro en la muerte, no está tan presente. Lo que brilla, lo que veo, lo que siento…es la vida. Y es a esa vida a la que ellos, los niños, se aferran.

Desde la Musicoterapia, el trabajo que desarrollamos es principalmente  acompañar este momento vital y ofrecer bienestar calidad de vida. Y ello, a través de otros objetivos mucho más específicos como son ofrecer canales de comunicación no verbal, fomentar la interacción social, minimizar la sensación de doloro disminuir el nivel de ansiedad, entre otros. Pero, la verdad, es que es mucho más. Porque las palabras son una cosa, lo que la Musicoterapia lleva cada semana a nuestros niños, es otra. En forma de cariño, de amor, de compañía…

En enero la vida volvió a ofrecernos un regalo maravilloso: comenzar como musicoterapeutas en la Unidad de Día de Cuidados Paliativos Pediátricos del Hospital Fundación Laguna. Y desde ese instante, trabajamos mano a mano con tres mágicas profesionales (Lola, Eli y Olga) con un objetivo común: los niños.  Y son ellos, y siempre ellos, los que nos hacen crecer, los que nos enseñan cómo mirar el mundo que nos rodea, los que nos ofrecen su respiración para marcar el ritmo de una canción, los que nos regalan sonrisas, los que nos hacen ponernos narices verdes y rojas y dedicarles el mejor de nuestros días. Porque, a pesar de estar enfermos, son niños. Y así necesitan ser vistos y tratados. No anteponiendo la enfermedad a la persona.

Unidad de Día CP

Cuando llegamos a la segunda planta, comenzamos a cruzar el pasillo lleno de color en el suelo, en el techo… y de lejos oímos la voz cantarinas de Lola, la risa de Eli con algún niño o sentimos a Olga subiéndose a alguna camilla para hacer fisio a los niños… sabemos que llegamos al espacio con más vida del Hospital.  Lo siguiente es un Hola chicas, os estábamos esperando!

Nos quedan muchas cosas por descubrir, muchas melodías por cantar y muchos instrumentos por hacer sonar. Nos quedan muchas sonrisas por regalar… y muchos días por compartir.

G R A C I A S