Musicoterapia en la Unidad de Día de Cuidados Paliativos Pediátricos

Hace cuatro años comencé en el mundo de los Cuidados Paliativos Pediátricos, de la mano de la Fundación Porque Viven, que ofrece apoyo a la Unidad de CPP del Hospital “Niño Jesús” coordinada por el Dr. Martino Alba. Y es en este ámbito sanitario donde, además de especializarme, me apasiona trabajar.

Normalmente las personas que no han tenido contacto con los CP pueden pensar que es duro estar con niños con enfermedades incurables que viven un proceso final de vida. Pero no es así. No me centro en la muerte, no está tan presente. Lo que brilla, lo que veo, lo que siento…es la vida. Y es a esa vida a la que ellos, los niños, se aferran.

Desde la Musicoterapia, el trabajo que desarrollamos es principalmente  acompañar este momento vital y ofrecer bienestar calidad de vida. Y ello, a través de otros objetivos mucho más específicos como son ofrecer canales de comunicación no verbal, fomentar la interacción social, minimizar la sensación de doloro disminuir el nivel de ansiedad, entre otros. Pero, la verdad, es que es mucho más. Porque las palabras son una cosa, lo que la Musicoterapia lleva cada semana a nuestros niños, es otra. En forma de cariño, de amor, de compañía…

En enero la vida volvió a ofrecernos un regalo maravilloso: comenzar como musicoterapeutas en la Unidad de Día de Cuidados Paliativos Pediátricos del Hospital Fundación Laguna. Y desde ese instante, trabajamos mano a mano con tres mágicas profesionales (Lola, Eli y Olga) con un objetivo común: los niños.  Y son ellos, y siempre ellos, los que nos hacen crecer, los que nos enseñan cómo mirar el mundo que nos rodea, los que nos ofrecen su respiración para marcar el ritmo de una canción, los que nos regalan sonrisas, los que nos hacen ponernos narices verdes y rojas y dedicarles el mejor de nuestros días. Porque, a pesar de estar enfermos, son niños. Y así necesitan ser vistos y tratados. No anteponiendo la enfermedad a la persona.

Unidad de Día CP

Cuando llegamos a la segunda planta, comenzamos a cruzar el pasillo lleno de color en el suelo, en el techo… y de lejos oímos la voz cantarinas de Lola, la risa de Eli con algún niño o sentimos a Olga subiéndose a alguna camilla para hacer fisio a los niños… sabemos que llegamos al espacio con más vida del Hospital.  Lo siguiente es un Hola chicas, os estábamos esperando!

Nos quedan muchas cosas por descubrir, muchas melodías por cantar y muchos instrumentos por hacer sonar. Nos quedan muchas sonrisas por regalar… y muchos días por compartir.

G R A C I A S

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s