Sobre el aprendizaje… [I]

Me apasiona aprender.
Y cuando uno toma conciencia de “aprender”, esta palabra tiene otro significado.

    Este año  he estado en Teruel y Alcañiz con unas cincuenta  educadoras, profesoras, maestras… cómo queráis nombrarlo. El lenguaje es lo de menos: cincuenta personas que dedican su vida a acompañar en los primeros años de vida a los niños. Toman sus manos y les acompañan en el camino de las experiencias más importantes de sus vidas: su infancia.

Carla Navarro©

Carla Navarro©

      Durante dos seminarios de cinco horas cada uno, hicimos un recorrido por lo que es la música en la educación infantil, pero partiendo de la autoexperimentación.  Y tomo este punto de partida porque no creo en la enseñanza de actividades como herramienta de repetición. Si únicamente me centrara en ofrecer 10 actividades musicales para “llevar al aula”, se quedaría en experiencias musicales aisladas. Yo creo que lo más importante para el aprendizaje es la “toma de conciencia”. Si soy consciente de cuáles son los recursos de los que parto, podré saber qué necesito.  Creo que hay que “remover” al otro, para que salga de él.

¿Cuál es mi relación con la música? ¿Por qué? Me sigo sorprendiendo, a pesar del tiempo, al observar como las experiencias musicales tempranas marcan para siempre nuestra relación con la Música. Y cómo además en nuestra memoria tenemos grabado el momento en el que “se torció”: una mala experiencia con un profesor, con un instrumento, con un acontecimiento personal…

Pero también creo que se puede cambiar:
volver a crear lazos fuertes con el ser musical que todos llevamos dentro.

Carla Navarro©

Carla Navarro©

2 pensamientos en “Sobre el aprendizaje… [I]

    • Como bien dices Maria, la vivencia y experimentación de uno es lo que le hará aprender desde lo más profundo. Cuando las cosas te “remueven”, te hacen “saltar de la silla”, es porque en tu interior las piezas empiezan a encajar.

      Cada vez tengo menos “expectativas” cuando voy a impartir un curso,. Y tiene una explicación. No conozco a las personas con las que voy a compartir ese tiempo/espacio. No sé cuál es su proceso personal, vital, profesional… por lo que si me pongo unas expectativas de trabajo, seguro que me conduce a “frustración”. Ahora mi objetivo es diferente. Es ofrecerme tal y como soy, darme al máximo en cada uno de los encuentros… y dejar una semilla. Que cada uno sea libre de hacer con ella lo que crea: guardarla parar sembrarla más tarde; ponerla en una pequeña maceta y después ir cambiándola así cuando se necesite; o simplemente rechazarla.

      Cuesta, pero he dejado de querer que se vea el mundo a través de mis cristales. Ahora, simplemente, acompaño.🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s