“Melodías de guerra” o como torturar con música

Ayer por la noche, en Documentos TV (TVE2) estrenaron un documental conducido por Christopher Cerf (compositor de la música de Barrio Sésamo) que me puso los pelos de punta: Melodías de guerra”, en el cual se exponía como la CIA ha utilizado la Música como una herramienta para anular los pensamientos de los presos de Guantánamo y Abu Ghraib.

Christopher Cerf

En un primer momento, os aseguro que no me podía creer lo que mis ojos veían y mis oídos escuchaban… ¿Utilización de la música como tortura?  Dios Mío ¡¡Que horror!!  Y así como transcurrían los minutos, me daba cuenta de que dentro de  las barbaridades que se han hecho en Guantánamo (y que el resto del mundo somos cómplices por haberlo consentido) estaba la utilización de la música:  disonancias a todo volumen, dos músicas “occidentales” totalmente opuestas sonando a la vez a una intensidad sonora insoportable.

Captura de pantalla 2013-07-01 a la(s) 10.58.48

Horas de escucha musical sin pausa en posiciones inhumanas… todo ello para mermar las capacidades cognitivas de estas personas (a las que yo sumaría también el impacto fisiológico y neurológico).  “Dejas de escuchar tus propios pensamientos”– decía un expreso de Guantánamo al que, tras tres años allí, soltaron en libertad porque no era un “terrorista”.

Expreso de Guantánamo

Y justamente ese es el objetivo con el que la CIA utiliza la Música como Tortura en Guantánamo, porque la experiencia musical es tan insoportable, la tortura psicológica a la que se ven sometidas estas personas, que prefieren decir cualquier cosa con tal de dejar escuchar esta Tortura Musical día y noche sin pausa alguna.

Hace tiempo hablando del intrusismo profesional que existe dentro de la Musicoterapia, en mi blog primero y en una entrevista después, afirmé con rotundidad que la Música en sí no hace daño, pero sí las personas que la utilizan. Porque es una herramienta mucho más poderosa de lo que la gente se imagina a nivel fisiológico y neurológico.

Esta utilización está, por descontado, fuera de todos los límites que se puedan imaginar.

Pero ayer, por la noche, me quedé sin palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s