Una vela…

Una vela es una señal del luz. Esa luz que necesitamos en muchas ocasiones para ver más allá de la oscuridad que nos ciega.

Hoy es un día triste, para todas y cada una de las personas que vivimos hace hace ocho años el mayor atentado terrorista en nuestro país. No para de sonar en mi interior el Adagio de cuerdas op.11 de Samuel Barber, pues fue la primera música que escuché ese día, con la que fui capaz de identificar cada uno de los sentimientos que invadieron mi ser: rabia, desesperación, tristeza, dolor, impotencia… pero sobre todo dolor por todas las familias que fueron entrando a identificar a sus hijos, hermanos, tías, sobrinas, madres… y porque todos nosotros podíamos haber sido ellos.

Parece que el 2004 está tan lejos y tan cerca  a la vez. Dolor, tristeza, incertidumbre, justicia… para esas personas que perdieron la vida, para esas personas que perdieron a los que formaban parte de su vida. Pero justifica también para todas aquellas personas que han quedado mutiladas, discapacitadas después de ese atentado. Porque sus vidas también se rompieron un 11 de marzo de 2004 y nadie les podrá nunca devolver todo lo que han perdido. Porque en un instante todo giró…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s