11 de marzo. Día negro para la sociedad española.

Hace siete años me quedé clavada frente al televisor aterrada de lo que ocurría en Madrid. El dolor fue tan intenso que las lágrimas caían secas por mis mejillas.

Dolor. Dolor. Dolor.

Sentí arder mi interior como nunca antes había experimentado. La incredulidad inicial chocaba constantemente con la realidad que era incapaz de asimilar.

Hoy, vivo en Madrid. Y llueve.

Un símil de lo que la sociedad española siente.

Hoy vuelvo a llorar, mucho. Muchísimo. Porque mi ser está con todas esas personas que iban en los trenes…con las familias que dejaron aquí.  Y que no pasan un día sin que les recuerden.

Nunca habrá palabras suficientes que decirles a todas y cada una de las personas anónimas que iban dentro de los trenes que estallaron en los atentados del 11 de marzo de 2004 que aquí, en España, no se les olvidará nunca. NUNCA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s