Ligrones en ruta: la música del cambio

Siempre he creído que a las palabras escritas les falta la música que les acompaña. Más aún cuando se trata de una pantalla. Uno las puede ir tecleando con una intención, y el que está en el otro lado, las recibe de otra (dependiendo de taaaantas cosas!). Así que nada más ponerme a escribir a comenzado a sonar una música -cosas de la vida- que es la que acompaña este texto (https://www.youtube.com/watch?v=8inJtTG_DuU)

Si tuviera que deciros cómo hemos llegado Ligrones en Ruta y Latidos Musicoterapia a coincidir sería con la querida palabra Serendipia. Eso que va ocurriendo en mi vida desde hace ya un tiempo. Pero antes de ello os diré que mucho antes de que Ligrones en Ruta fuera ni siquiera un sueño, Carla y yo -Carla- ya nos conocíamos. De cuando , de cuando íbamos al Colegio Nuryana -ella a la clase de mi hermana-, de cuando tocábamos el cello en el conservatorio, de cuando compartes un mundo que es un todo y todo importa: la infancia.

Hace unos meses mi hermana Yaiza me habló de que se habían vuelto a encontrar (benditas rrss a veces!) y me contó sobre cómo estaba cambiando su vida, qué era Ligrones en Ruta… y si os soy sincera, cuando comencé a leerle pensé: qué valientes! Y poco a poco, leyendo más y más, hablando con ella, me di cuenta de que el mundo está lleno de valientes que quieren ser felices, que no quieren quedarse quietos como setas en una maceta. Pero ésto es mejor que lo sintáis vosotros mismos siguiéndoles, viviendo su sueño con ellos, porque os aseguro que es apasionante.

LenRuta

https://www.facebook.com/ligronesenruta/
https://twitter.com/ligronesenruta
https://www.instagram.com/ligronesenruta/
https://www.youtube.com/channel/UCwm7RVGSmtcqZ5tEg-dAD5g

Y de repente, unos audios de wassap, unas llamadas, reconocer una voz que te es cercana, escucharnos desde un lado y el otro del mundo (cruzando el charco) y emocionarte. Por cómo la vida te coloca en el sitio en el que tienes que estar.

Y así, comienzo a soñar con ellos.
Y ellos -sin saber realmente todo lo que significa- a ser parte de nuestro sueño.

 

Ellos, que tiene sueños grandes, tienen un corazón enorme.
Y lo que quieren es colaborar con Latidos Musicoterapia para llevar su granito de arena -que no es poco- a proyectos que llevamos a cabo y que estamos terminando de desarrollar.

 

Han sacado a la venta unas tazas suuuuper molonas de Ligrones en Ruta (con la colaboración de Retropot) con las que destinan 1,5€ de la venta a Latidos Musicoterapia. ¿Qué haremos con ese dinero con el que colaborarán? Pues comprar instrumentos específicos para el Proyecto de Musicoterapia en Pediatría (que además lleva consigo un proceso de investigación interhospitalario).

Ligrones.jpg

 

Así que al comprarla, además de disfrutar de tu taza… en cada sorbo estarás llevando un sonido de vida a niños ingresados en la Unidad de Pediatría.  Pequeñas gotas de vida en forma de música.

 

Te puedes haer con una de ellas -hay tres modelos- en la
TIENDA de LIGRONES EN RUTA

Captura de pantalla 2018-04-21 a las 11.12.31

Y nosotras -desde ya- os damos las G R A C I A S

Anuncios

Música en Familia

BaBoom MNC

 

Tras esta semana de parón, que había planeado perfectamente para terminar de grabar música, diseñar la programación del tercer trimestre, etc.. y que al final terminó siendo utilizada para el ingreso de M en el hospital con neumonía (la vida es aquello que ocurre mientras tu la planeas!) … volvemos con más energía a las sesiones en BaBoom

Abrimos las plazas que nos quedan en los grupos que tenemos activos (0 a 5 años):

  • 2 plazas los martes 18.30 en el grupo de Laboratorio Musical (3 a 5 años)
  • 1 plaza los miércoles 17.15 en el grupo de 12-19 meses (es el grupo de 0-11 que ya han crecido!)
  • 2 plazas los miércoles 19 en el grupo de 24-36 meses

Y hemos abierto un nuevo grupo de 24-36 meses los martes a las 19.15 y ya sólo quedan 4 plazasasí que si os apetece vivir la música con vuestros bebés tenemos estas plazas abiertas.

 

¡¡ Comenzamos el tercer trimestre de Música para Crecer© !!

Musicoterapia en la Unidad de Cuidados Paliativos Pediátricos de Aragón.

Hoy Ana Ríos (mamá de una niña de la UCPPA), la pediatra la Dra Fátima Parra y yo (musicoterapeuta de la Fundación Porque Viven) hemos visitado la redacción de Radio Ebro de la mano de Olivier Vilain, con el que hemos estado charlando -como si estuviéramos en casa- del proyecto de musicoterapia que tenemos en cuidados paliativos pediátricos, de cómo la música nos ayuda a reducir la percepción del dolor…

Uno de los compromisos que adquirí -conmigo misma, con la Fundación y con los niños y sus familias- cuando comencé mi camino en los cuidados paliativos, fue hacer visible lo invisible. Y por ello es importante poner voz en los medios de comunicación de la realidad a la que se enfrentan muchas familias cuyos hijos tienen una enfermedad limitante de su vida.

Poder mostrar a la sociedad qué es lo que hacemos, cuántas capacidades tienen los niños a pesar de sus enfermedades. Poder hablar de la vida, aunque sea en el final. Y hacer hincapié en la importancia de la sonrisa, de la mirada, del sonido, de la respiración… como herramienta de comunicación, de expresión, de canalización.
De vida.

 

Y siempre, cuando termino, cierro los ojos y les pregunto a mis niños -allá arriba- si lo hemos conseguido. Y sonrío.

Esperando que una vez más la gente no mire a otro lado, o baje la radio, ante la palabra paliativos. Porque paliativos es sinónimo de vida, no de muerte.

GRACIAS Olivier.
Seguimos caminando.

Cuando la música se convierte en ruido.

Los que me conocen -de verdad- saben lo que me apasiona mi trabajo: la musicoterapia. Saben del rigor y la seriedad con la que lo llevo a cabo. Y también que estoy realizando un doctorado sobre Musicoterapia en la UCI Neonatal, y que me especializo desde hace años  en el inicio y final de la vida.

Ayer escribía en mi Facebook desde el asombro y la indignación. Debe de ser que es una mala combinación para las redes sociales y que si no se explican bien las cosas, no se entienden. Así que hoy me dispongo a escribir en la ventana al mundo -desde que estudiaba musicoterapia- que es mi blog. Creo que lo llamaré “Cuando la música se convierte en ruido…”, y este título viene dado de lo que hace años está ocurriendo en nuestro país: la música todo lo puede. Yo no soy de esa opinión. De hecho lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la música no cura, pero cuida. Y dentro de esos cuidados está especialmente el que vamos a abordar hoy.

Una cosa que quiero que quede patente es que no es un escrito “en contra de nadie”, porque creo que cada uno hace las cosas con buena fe cuando se trata de ayudar. Pero es cierto que el desconocimiento a veces es osado, y no exime de la responsabilidad que tienes con los demás. Más bien quiero centrarme en los aspectos puramente del cuidado que hay que tener desde mi experiencia y conocimiento como musicoterapeuta y doctoranda con el uso de la música. Porque más que belleza se puede convertir en ruido molesto para el que tenemos delante. 

Los altos niveles sonoros son nocivos para la salud. Y sobre esto hay mucha literatura. Pero, ¿realmente tenemos conciencia de los decibelios y hercios que son perjudiciales para un bebé de 34 semanas de gestación que está tumbado en una cuna térmica en una Unidad de Cuidados Neonatales? Cuando nos dedicamos a utilizar la música -ya sea en vivo o grabada- en este tipo de espacios hospitalarios deberíamos, por lo menos conocerlo. Por otro lado, ¿cuál es el tempo idóneo en el que debo hacer música? ¿Qué tipo de armonía contiene esa pieza musical que se interpreta? ¿Y la vibración que se transmite por el suelo y llega a través de las patas de la cuna y/o incubadora al bebé? ¿Sabemos cuántos hercios emite nuestro instrumento?

Y yo me pregunto, ¿se os habría ocurrido pensar alguna vez que la música pueda causar consecuencias negativas? Creo que no, porque a nadie piensa en esa idea teniendo en cuenta lo que significa la música para nosotros.

Pero os pongo el siguiente ejemplo:

Bebé de 33 semanas en una cuna térmica dentro de un box de la Unidad Neonatal que ha nacido con 750gr cuando tenía 26 semanas de gestación. Ha sido operado ductus derterioso persistente y de retinopatía. Ha tenido una evolución poco estable y ha estado con ventilación mecánica a través de tubo endotraqueal durante bastante tiempo hasta que han podido pasar  a CPAP y, tras varias complicaciones, hace dos días que ha dejado atrás la UCIN. Ahora que tan sólo lleva gafitas y sonda nasogástrica está estable en una cuna térmica; Lo “peor” lo ha dejado atrás.

Bebé, que todavía no debería estar aquí, sino que le deberían quedar 7 semanas más en el útero materno, recibe un concierto de música en la unidad en la que descansa después de haber pasado 7 semanas luchando por sobrevivir.

 

Y vuelvo a hacerme varias preguntas:

  • ¿Nos planteamos cómo recibe la música su cuerpo teniendo en cuenta que es mucho más que las orejas?

  • ¿Nos planteamos el impacto que tiene a nivel neurológico en ese bebé?

  • ¿Nos planteamos cómo reaccionará su cerebro ante la estimulación multisensorial que se le va a proporcionar?

  • ¿Nos planteamos las consecuencias que ello puede producirle?

Y hablo de este ejemplo, pero podría ser otra Unidad, con personas de otras edades, con otras enfermedades… Y las preguntas serían las mismas.

Así que la cuestión con la que me quedo es que quizás tengamos que tener más conciencia y cuidado con los sitios donde la música suena.
Un concierto en un sitio desacertado
es ruido.
MM

Musicoterapia en cuidados paliativos

Hace dos años y medio tuve el gran placer de poder formar parte de la presentación del libro de Atul Gawande “Ser mortal: la medicina o lo que importa al final” de la Editorial Galaxia Gutenberg en Madrid y compartir mesa -entre otros- con mi admirado Dr. Álvaro Gándara del Castillo.
 
Allí hablé del papel que la musicoterapia tiene en el final de la vida y los cuidados paliativos. Pude hacer una interrelación del libro -que tanto me gusta- con lo que vivo cada día en mi trabajo. Y de repente hoy, después de tanto tiempo, encuentro el video en mi ordenador mientras buscaba otro diametralmente opuesto. Así que -como la vida tiene estas cosas- lo comparto con todos vosotros.

Musicoterapia en la UCI Neonatal del Hospital San Pedro, Logroño.

Mañana es mi último día en la UCIN del Hospital San Pedro de Logroño… y no he sido consciente de lo que significa hasta ahora que cierro mi carpeta con los datos, cuestionarios y preparo -como siempre la noche de antes porque me despierto muy pronto- la ropa, zapatos, cuadernos, instrumentos. Esta vez se vienen conmigo las dos últimas canciones compuestas por las familias para sus bebés prematuros, y me emociono.
 
Mi despacho
He aprendido mucho de todas y cada una de las personas que forman esa Unidad. Desde las neonatólogas, residentes, matronas residentes, enfermeras, auxiliares, celadoras, limpiadoras… TODOS son importantes cuando cuidan y miman a las familias. Desde quien te da las noticias (los “partes”), las que te ayudan a darle sus primeros biberones, las que te dicen “qué majico” (y eso por estas tierras significa que te queda nada para irte a casa!), hasta quien te dice mientras limpia “no te muevas, con que levantes los pies yo me apaño” para que tú -madre- sólo cierres los ojos y puedas sentir a tu bebé en kanguro.
 
Sin duda, soy mucho mejor protoinvestigadora, mucho mejor musicoterapeuta, pero sobre todo mejor persona. Me llevo siempre de vosotros para seguir dando a otras familias toda mi esencia. Hoy -en la UCIN del HUMS- así ha vuelto a ser.
 
 

G R A C I A S de C O R A Z Ó N

[porque os llevaré siempre ahí]
 
 

Al terminar el día…

Ese momento en el que terminas tu tercera y última sesión de Música para Crecer© de 0 a 5 años y te das cuenta de lo feliz que eres dedicándose a a lo que te apasiona: la música y la musicoterapia.

Sí, estoy cansada… hoy me he pasado la mañana acompañando a niños en #cuidadospaliativospediátricos y bebés #prematuros en la UCIN y he vivido momentos se mucha emoción (hacia mucho que no se me caían las lágrimas en una sesión -de manera tan evidente- pero la niña que he conocido y el amor que había en esa habitación del hospital….), y por la tarde con mis familias y sus niños llenos de energía.

Y al final de la tarde ha sido un regalo que M viniera a BaBoom a buscarme y volviéramos juntos a casa. Ahora tenerlo dormido a mi lado, abrazado…

Mañana me voy a las 7am a Logroño.
Estaré con 4 familias y sus bebés. A la hora de comer vuelvo, prometido!

 

C

Cansada… pero feliz!